Gastronomía


Por fin empezaba a verse el fruto del arduo trabajo de las últimas semanas, una pequeña muestra del trabajo que por más de dos años se había tenido. La fatiga de los dos días de preparación final fue minúscula al ser comparada con la alegría de culminar con éxito esta etapa pues éste no era sencillamente un evento de cierre. La II Muestra Regional de Turismo era una especie de examen final por parte de las unidades productivas y de la Red TPP.

null

Entre escritos y exquisiteces
Luego de la presentación del Plan Subregional de Turismo 2009-2020 elaborado en conjunto entre actores y comunidades durante el proyecto Turismo Para la Paz y en el que se resumía “una visión turística para la subregión bajo el nombre de Destino Verde de Antioquia, que implica acciones sostenibles y propuestas novedosas de intervención de acuerdo a principios ecoambientales”, de acuerdo al promotor del área de planificación turística, Jorge David; se inauguró la Escuela de Gastronomía de Guatapé que puntea el quehacer gastronómico en el Oriente pues replantea los usos y preparaciones de la comida tradicional.

null

Esta escuela propició la construcción de “un nuevo ambiente moderno de aprendizaje del SENA, apoyado por la Administración Municipal y el Proyecto Turismo Para la Paz, que pretende atender con formación titulada y complementaria a la comunidad en temas como gastronomía, cocina, mesa y bar”, según la Oficina de Comunicaciones del SENA.

Y para cerrar con broche de oro esta entrega del Proyecto, se abrió oficialmente la II Muestra Regional de Turismo del Oriente Antioqueño en el Centro Integrado de la Cultura de Guatapé.

La Muestra
Los 54 anfitriones representantes de organizaciones comunitarias, distribuidos en los 20 stands que engalanaban la muestra estaban seguros de pasar la prueba: estaba claro lo que responderían al público que inquiriera sobre los productos de las mesas, los afiches que pendían de las páneles o sobre los videos que se exhibieran. Y así lo hicieron. Las voces y las melodías que invadieron el recinto con el jingle del Proyecto Turismo Para la Paz el viernes en la tarde, estuvieron firmes, seguras y afinadas: las 3 integrantes de Doble Sentido también habían aprobado el examen.

null

Luego, Juan Fernando Osorio o Juan Perro como se le conoce en el mundo del deporte extremo, se robó las miradas de los asistentes que atónitos observaban como se paseaba de un lado al otro por el armazón del techo del coliseo a 200 metros de altura y sin ninguna protección. Se trataba de un temerario escalador que entrenaba por aquellos días a la delegación de Natuaventura del municipio de Cocorná y que participó con su particularidad en la Muestra.

null

Y después de la adrenalina vendría la prueba de fuego para la danza; Paola integrante de la Corporación Etnia llegó arrasadora: movimientos de danza contemporánea mezclados con contorciones majestuosas del cuerpo. En resumen, un espectáculo total.
null

Éstas y otra decena de razones para elegir al oriente antioqueño, en lugar de otros destinos para vacacionar y disfrutar se expusieron durante 19 y 20 de junio, en los 20 stands que compusieron la muestra: se describió, con lujo de detalles, por qué ir a San Carlos, a Cocorná, a Guatapé, a El Peñol o a San Rafael siempre resultaría siendo una experiencia natural; se expuso por qué cada vez que se va a El Santuario, a Concepción, a San Vicente o a Marinilla el turista termina sabiendo más de la historia de júbilo de sus gentes y menos de las barbaries de otrora.

null

En cada stand se contemplaron las razones por qué visitar, una y otra vez, el Destino Verde de Antioquia que recorre de sur a norte y de este a oeste el oriente antioqueño; sin importar cuantas veces se repita, siempre terminaría siendo una experiencia diferente.

null

“Más que la cantidad de gente, lo que importa es la calidad de gente, ese es nuestro pincipio de sostenibilidad turística desde esta perspectiva comunitaria; calidad de quien ofrece, calidad de quien recibe”, concluía con acierto Germán Gallego, coordinador del proyecto. La camaradería, la confianza, la honestidad se sentían flotando en el aire. Ésta, más que una Red de Turismo es una red de amistad; que no deja de lado el profesionalismo que los caracteriza y que hace del Oriente Antioqueño una experiencia diferente, una experiencia natural, una experiencia para vivirla con los cinco sentidos.

Anuncios

La vida diaria trascurre sin mayores contratiempos en la vereda Santa Ana hasta que empiezan a agotarse las provisiones que quedaban del mes anterior. Entonces, la rutina de once mujeres cambia por completo. Dejan de lado los quehaceres domésticos para entregarse por completo a la transformación de la guayaba en melados, dulces, jaleas, compotas, bocadillos y todo tipo de preparaciones que se les ocurra y que sean posibles de hacer con esa fruta.

null

Las emprendedoras con talento de Santa Ana son un grupo de mujeres en situaciones particulares disímiles pero con un trasfondo histórico común: la guerra y la violencia de Colombia. Pero además, el vaivén del destino las juntó a todas once en un territorio común donde la guayaba brota hasta por los poros y les dio el arte de hacer exquisitas preparaciones con ella.

De una reunión de la Junta de Acción Comunal de la vereda, nació la idea de constituir una fábrica cuya especialización fuera postres y bocadillos a base de guayaba. ¡Y vaya cómo se especializaron! En el 2004, en las Fiestas de la Guayaba, celebración típica del municipio, el grupo de Santa Ana se dio a conocer con un estante lleno de dulces, compotas, mermeladas, bocadillos hechos exclusivamente de guayaba. No tardaron mucho en ser nominadas al Premio Antójate de Antioquia, galardón que entrega la Gobernación de Antioquia; y tardaron menos en enlistarse como ganadoras.

null

Desde que nacieron como grupo, muchas organizaciones como ISAGÉN y la administración municipal de Concepción, les han ofrecido un apoyo invaluable y certero para el establecimiento y progreso de la fábrica, ubicada en el Centro Comunitario de Concepción. Luego, el proyecto Turismo Para la Paz destinó un fondo y una dotación especial para las instalaciones, de modo que todo pudiera hacerse “a nivel industrial”, como afirma Doña Norha Marín, representante legal del grupo.

Sin embargo, y aunque el premio Antójate de Antioquia contemplara un Registro INVIMA para el dulce de guayaba; el proceso de adecuación de la fábrica sigue. La segunda etapa -cuyo propósito es la optimización de producción en todos los productos que ya sobrepasan la decena- está en curso… y cada que comienzan a vaciarse las despensas, doña Norha y sus diez compañeras, madrugan y se dedican, durante tres o cuatro días, a llenarlas de nuevo, para deleitar los paladares y endulzar la vida de los compradores, y, al mismo tiempo, para seguir soñando en una propia fábrica de alimentos con “todas las de la ley”.

Los exquisitos productos que fabrican Las emprendedoras con talento de Santa Ana están disponibles en la Oficina Local de Turismo de Concepción para que cuando estés allí no te olvides de disfrutarlos y regalarlos a tu familia y amigos.